Isabel Pantoja volvió a Sevilla. Lo hizo el pasado sábado, en un espectáculo dado ante doce mil personas en el Estadio de La Cartuja de la ciudad. Presentaba su último disco, “Hasta que se apague el sol”.
Esta vuelta triunfal de Isabel Pantoja a Sevilla contó además con la presencia en los escenarios de las flores de Chipiona: su cuidado y elegante servicio de decoración corrió a cargo de Rivera Garden. Claveles blancos, rosas blancas, paniculatas y helechos conformaron unos centros florales que ambientaron el escenario de La Cartuja en el que la artista sevillana desplegó su emocionante actuación. “Esto demuestra que estamos preparados para cualquier ocasión que lo requiera”, cuentan desde Rivera Garden; “Nos halaga que grandes artistas como Isabel Pantoja nos den su confianza”. La decoración floral chipionera fue una de las piezas clave de una cuidada ambientación, que creó una atmósfera propicia para un regreso a los escenarios tan esperado.
La artista sevillana regresaba a los escenarios de su ciudad natal por primera vez desde que cumpliese la condena que la ha tenido dos años en prisión, entre 2014 y 2016. Isabel Pantoja ya había presentado su nuevo trabajo en Madrid y Barcelona, así como en Chile y Perú. Sin embargo, el público respondió a su vuelta a Sevilla llenando La Cartuja, viviéndose una noche muy emotiva según ABC. La conexión entre la artista y el público fue vibrante. La emoción acompañó también la interpretación de numerosos grandes éxitos de la Pantoja, como  “Se me enamora el alma” o muchas de las coplas más celebradas de su trayectoria profesional.
Tanto los claveles blancos, como las rosas blancas y la paniculata, comparten un simbolismo similar. Todas estas flores están vinculadas con las ideas de fidelidad, pureza, inocencia y lealtad. El clavel blanco cuenta con una larga tradición asociada a la figura de la madre, al amor maternal. Las rosas blancas y las paniculatas también han sido siempre relacionadas con las novias, con las ideas de inocencia y encanto. Todas estas, sin duda, son vinculaciones que no habrán sido elegidas al azar por la artista en su regreso a la ciudad que la vio nacer, y con la que ha compartido un vínculo especial y emotivo a lo largo de toda su vida.